John 3:14-21 . Spanish below
Jesus Christ came down from heaven to be born on this earth, in order that He would be lifted up on the cross to die for the forgiveness of the whole world’s sins. Then He was taken down from the cross, in order that He would be lifted back up by rising from the dead. The Lord, as He has promised, has drawn us now to Him. 

Jesus comes to us in His Word and Sacraments. As in our Baptism, He not only acts to bring down the Old Adam in us to its death, but to lift up the new man each day, to daily emerge and arise, that we would live before God in righteousness forever. 

As the baptized children of God, we have the privilege of lifting up one another in prayer, praying for the whole people of God and for all people according to their needs, and lifting up one another through prayer, hymns, and psalms.  

Until the Day when we are lifted up into heaven, we need not fear what the devil, the world, and our sinful nature throw in our way. Jesus Christ is the Rock of our salvation and our Mighty Fortress.  God grant this in Jesus’ Name and for His sake. In the Namhe Father and of the Son and of the Holy Spirit.  Amen.

———————
Juan 3:14-21 . Jesucristo bajó del cielo para nacer en esta tierra, a fin de que fuera levantado en la cruz para morir por el perdón de los pecados del mundo entero. Luego fue bajado de la cruz, para poder levantarse nuevamente de entre los muertos. El Señor, como lo ha prometido, nos ha atraído ahora hacia Él.
Jesús viene a nosotros en Su Palabra y Sacramentos. Como en nuestro Bautismo, Él no solo actúa para hacer descender a la muerte al Viejo Adán, sino para levantar al nuevo hombre cada día, para emerger y levantarse diariamente, para que vivamos ante Dios en justicia para siempre.

Como hijos de Dios bautizados, tenemos el privilegio de levantarnos unos a otros en oración, orar por todo el pueblo de Dios y por todas las personas según sus necesidades, y levantarnos unos a otros mediante la oración, los himnos y los salmos.

Hasta el día en que seamos levantados al cielo, no debemos temer lo que el diablo, el mundo y nuestra naturaleza pecaminosa nos pongan en el camino. Jesucristo es la Roca de nuestra salvación y nuestra Poderosa Fortaleza. Dios conceda todo esto en el Nombre de Jesús y en aras de Su causa. En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.